LAS REACCIONES DE SAN FRANCISCO DE MACORÍS CONDENA 5 AÑOS MARLÍN MARTÍNEZ

Máximo Laureano

Protestas en las calles de San Francisco de Macorís.

SAN FRANCISCO DE MACORÍS, República Dominicana.-Pasada las 3:00 de la tarde de este miércoles 07 de noviembre del 2018, el pueblo de San Francisco de Macorís, reaccionó con indignación ante la condena de 5 años de prisión a Marlín Martínez, en la sentencia  del caso Emely Peguero.

En el fallo, su hijo Marlon Martínez, principal acusado  del crimen de la adolescente en estado de gestación, fue condenado a la pena máxima de 30 años de cárcel. Esa pena no ha ocasionado protestas, porque coincidieron el tribunal, el ministerio público y el deseo de justicia de la población.

Las calles circundantes al Palacio de Justicia de San Francisco de Macorís se convirtieron en el escenario de los manifestantes, que incendiaron  neumáticos,  lanzaron escombros e intentaban enfrentar a un  equipo élite de la  Policía, que de inmediato respondía con disparos y  gases lacrimógenos, para dispersar la manifestación.

Gente de todos los sectores y distintas clases sociales se habían reunido dentro y fuera del tribunal para esperar el fallo que habían denominado el palé 30-20. Cuando se supo de los 5 años a Marlin Martínez, a quien la población señalaba como la principal responsable de la muerte de Emely Peguero, la reacción popular no se hizo esperar.

Con el fallo judicial se suponía que concluiría una historia de dolor, que comenzó cuando se denunció la desaparición de Emely Peguero, y que tuvo su momento más aterrador cuando el  cuerpo  sin vida de la adolescente fue  hallado dentro de  una maleta, en el municipio de Galletano  Germosén, en provincia Espaillat, el 31 de agosto del 2017,  tras una semana de búsqueda.

“Es una burla”,  “jueces vendidos”,  “maldito gobierno”,  “están maltratando un pueblo que exige sus derechos”,  “los  30 debieron ser para ella y los 5 para Marlon”, eran algunas de las expresiones de las personas que reaccionaron al fallo y que además insistían en que el pueblo no podía dejarse amedrentar por la Policía, que contrario a eso, debían intensificar las protestas.

“Está es una justicia podrida, se han vendidos esos  jueces”, predicaba uno de los entrevistados que se sumó a las manifestaciones contra la condena de 5 años a Marlín Martínez.

Los francomacorisanos están convencidos de que  Marlín habría inducido a su hijo Marlon para cometer el hecho,  siendo el primer paso, advertirle que tenía que  optar por el aborto, porque de lo contrario se dañaría su vida.

Es por esta razón que consideraron injusta la pena contra la progenitora de Marlon, a quien se le atribuye también ser la ideóloga de montar una convocatoria de prensa, días después de las desaparición de Emely Peguero, en la cual madre e hijo pedían a la adolescente que regresara porque “todos estaban preocupados”.

La multitud se  aproximó a unos de  los portones de salida del  Palacio de Justicia, con la intención de acercarse a los condenados  Marlon y Marlin. No faltaron los que trataban de desafiar a la autoridad policial.

Las protestas se extendieron toda la tarde y noche, en los  barrios y en la  zona céntrica de  San Francisco de Macorís, aunque  en las primeras horas de este jueves 8 de noviembre del 2018  el pueblo ha estado en calma, según los reportes  confirmados por la redacción de acento.com.do.

También se ha reportado que la docencia  fue suspendida este jueves en las escuelas de San Francisco de Macorís. La decisión de no  dar clases fue tomada por activistas de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) y los educadores asociados  bajo la modalidad de colegios privados. La medida se había considerado  para prevenir incidentes con las manifestaciones de protestas que se han sucedido desde la tarde del miércoles, tras el fallo  sobre el caso Emely  Peguero.