¿Y LA TRANSPARENCIA PA’ CUANDO? OBRA DE US$37 MILLONES, SIN LICITACIÓN

Máximo Laureano

 

SANTIAGO DE LOS CABALLEROS, República Dominicana.-El Acueducto de Cienfuegos, en estos momentos la obra principal de infraestructura del Gobierno en Santiago de los Caballeros, con un costo de U$37 millones, se lleva a cabo sin licitación o concurso público, pues fue entregada “grado a grado”, situación que genera dudas sobre la transparencia que debe primar en las inversiones del Estado dominicano.

Aunque se trata de una obra iniciada  en años recientes, su contratación se hizo bajo la ley 105-1967 (derogada por la 340-06), que establecía el concurso para una  obra de RD$10, 000.00 (diez mil pesos), en adelante, pero que  en este caso, se otorgó grado a grado,  según se confirma en las informaciones obtenidas, por el equipo de acento.com.do, en la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santiago (Coraasan).

“Sobre el proceso de licitación, les informamos que el proyecto fue contratado el 05 de abril del año 2006, por el entonces Director General de CORAASAN, ingeniero  Hámlet Otáñez, en el marco de la ley de contratación 105, de 1967, vigente para  esa fecha, bajo la modalidad de  grado a grado, contemplado en el artículo 2 de la misma”,  es la respuesta de la representante de  la Oficina de Libre Acceso a la Información, Yokasta Díaz, en una comunicación firmada por Silvio Durán, actual director general de Coraasan.

“A partir de la publicación de la presente ley, todas las obras de ingeniería y arquitectura de más de RD$10,000.00 (DIEZ MIL PESOS), que se propongan construir el Estado, los Ayuntamientos y otros Organismos e Instituciones de carácter oficial, serán sometidas a concurso para su adjudicación en libre competencia entre las personas y e Instituciones de carácter oficial, serán sometidas a concurso para su adjudicación en libre competencia entre las personas y entidades calificadas conforme a las leyes vigentes”, se lee en el artículo 01, de la Ley 105-67, pero los responsables del hacer la contratación, se adhirieron al  artículo  2, de dicha ley, que otorgaba al Poder Ejecutivo, la discreción de  adjudicar obras  grado a grado, es decir, sin licitación o concurso público.

La  ley  vigente en la actualidad, para compras y contrataciones del Gobierno, es la Ley 340-06,  promulgada el 18 de agosto del  2006.

Hámlet Otáñez  Tejada, quien dirigió la Coraasan, por 12 años,  1996-2000 y  2004-2012,  alega que  lo que hizo fue dar seguimiento a un acuerdo  de la gestión de los directores, Rafael Domínguez  y Andrés Burgos, del gobierno de Hipólito Mejía, entonces del Partido  Revolucionario Dominicano (PRD).

“Ese contrato fue celebrado durante el cuatrienio 2000-2004, al llegar a CORAASAN nosotros, estaba en ejecución el mismo. Lo que hicimos fue reorientar la inversión que antes estaba destinada al suministro de tuberías y equipos sin una obra específica y lo destinamos al Acueducto de Cienfuegos por ser una necesidad específica y definida”, afirma Otáñez Tejada.

El proyecto de adquirir  tuberías y otros equipos para  Coraasan, que luego se convirtió en el proyecto de la construcción de un Acueducto para el sector de Cienfuegos, sería financiado por una institución  bancaria de Dinamarca y el contratista sería la  firma  EAC Trading, pero la gerencia de Coraasan,  confirma que el Gobierno desistió del  financiamiento internacional y asumió la obra con recursos propios.

No obstante,  a la decisión del Gobierno de Danilo Medina, del Partido del a Liberación Dominicana (PLD) de  dejar de lado el proyecto del financiamiento internacional, no hubo proceso nuevo para una licitación  y se mantiene la empresa internacional EAC Trading, al frente de la obra.

“El gobierno puede modificar la fuente de financiamiento pero tiene un compromiso contractual”, ha dicho el ex director Coraasan, Otáñez Tejada.

Fidel Rivas,   gerente de proyectos de Coraasan, afirma que ese financiamiento no se llegó a concretar, pero  que el contrato con la empresa sigue  vigente.

La obra

El Acueducto de Cienfuegos, es la obra más esperada por la zona oeste de Santiago, donde la precariedad del servicio de agua potable es el día a día para la mayoría de las  familias de los 66 barrios que componen el sector. La obra está destinada a brindar servicio de agua potable para unas 300 mil personas.

El Acueducto de Cienfuegos,  estaría terminado  al final del 2019 y operará en los primeros meses del 2020, sería la segunda fecha que pone la  gerencia Coraasan, luego que no se pudiera cumplir con un primer plazo  para abril del 2016, justo en la época de las elecciones presidenciales, congresuales y municipales, en las que resultó reelecto el presidente Danilo Medina.

“Como ya tenemos, planos, acero, excavaciones, ahora vamos aumentar los turnos”. Antes solo trabajábamos hasta las 6 de la tarde, ahora vamos a trabajar hasta las 12 de la noche, para garantizar que podamos terminar a mediados de abril del año 2016”, expresó  Fidel Rivas, gerente de proyectos de Coraasan, en un texto que recoge la revista institucional REDES, del 2015.

La obra no se terminó, pero sirvió de motivación para la campaña. Darío Fernández, resume con la palabra “recursos”, la razón que motivó que la obra no se haya terminado en esta fecha anunciada.

La nueva fecha es el primer trimestre del 2020,  también coincide con las elecciones,  por lo que la obra estaría otra vez en el ojo de la campaña electoral para conquistar votantes.

La infraestructura se levanta en una extensión de 48 mil metros cuadrados, en el sector de Cienfuegos. Según las estimaciones de los expertos consultados, unas 300 mil personas tendrían agua potable,  de este acueducto que se suplirá del canal de riego Monsieur Boegaert. Tendría una producción de 23 millones de galones de agua diariamente.

La zona de Cienfuegos y otras próximas requieren de  unos 28 millones de galones de agua. En la actualidad la situación generada por la escasez es crítica, porque  solo  tiene a su alcance  13 millones de galones,  explica Fidel Rivas.

El costo

Aunque  el costo anunciado para el inicio de la obra fue de US$ 25 millones, unos RD$ 1, 250 millones en la tasa  actual,  el  ingeniero Fidel Rivas confirma que los contribuyentes dominicanos pagarán US$ 37 millones,  un equivalente  a unos RD$ 1, 850 millones, también a la tasa actual.

En la revista REDES  de la institución, se estableció en 2015, que  el costo del acueducto es de  RD$ 1, 125 millones.

Cheques pagados a EAC Trading

A la fecha los desembolsos para el  Acueducto de  Cienfuegos, a nombre de la firma constructora EAC Trading, suman unos RD$ 595.2 millones, asignaciones hechas en 23 cheques, desde febrero 2015 hasta mayo del 2018. No obstante, el ingeniero  Rivas aseguró, que se han pagado RD$ 900 millones.

Alfredo  Guerrero,  quien representa la parte operativa de la obra,  asegura  que con los recursos que se han dispuestos para la obra estarían lista para el cierre del año 2019. El Acueducto de Cienfuegos,  solo requerirá energía eléctrica, para impulsar el agua al tanque de distribución, que está la parte más alta del sector en el barrio San Lorenzo. Lo que tiene que ver con la distribución del agua a los hogares sería por  gravedad,  esto facilitaría su suministro, porque no dependería de la energía.

Alfredo Guerrero, ingeniero a cargo de la obra, explica algunos detalles.