¿Y AHORA QUIÉN MANDA? TRIGRES DEL LICEY DEL SÓTANO AL PRIMER LUGAR

Prensa Diario Libre/Hormiga Radio Grop.

SANTO DOMINGO.— Para los Tigres del Licey su tercera victoria en línea, para los Gigantes del Cibao, su cuarta derrota consecutiva, ese fue el desenlace del partido entre los felinos rayados que derrotaron la noche del martes 9-1 a los francomacorisanos, en el Estadio Quisqueya.

Para concretar el triunfo los azules se apoyaron en dos rallies, uno de tres vueltas en el cuarto y otro de cinco en el octavo, entrada en la que realizaron la extraña hazaña de tres triples consecutivos.

El Licey se pone con marca de 22-19 y temporalmente escala al primer lugar de la tabla por primera vez en la temporada luego de la derrota (7-4) de las Estrellas Orientales (22-19), ante los Toros del Este en La Romana. Tigres y Estrellas comparten la cima de la tabla de posiciones. El equipo azul, de paso, quebró un empate con los Leones del Escogido en la segunda posición, que perdieron (7-1) ante las Águilas Cibaeñas esta noche, en Santiago de los Caballeros. De momento están a medio juego de las Estrellas. Los Gigantes con 19-22 salen de la clasificación al colocarse en el quinto puesto, empate con los Toros.

Casey Sadler lanzó cuatro entradas completas en blanco en su debut en esta liga por los Tigres, en los que permitió tres indiscutibles sin consecuencias, dio dos boletos y ponchó a cuatro. Su rival Zach Lovvorn resistió por 3.1 entradas de siete hits y cuatro carreras limpias, un boleto y un ponche.

El partido lo ganó César Valdez, quien tiró tres entradas completas de dos indiscutibles sin más nada. Perdió Lovvorn (0-1).

Los Tigres fabricaron su primera vuelta en el primero, luego de que Pablo Reyes y Erick Aybar comenzaran con sencillos consecutivos que dejaron hombres en las esquinas. Luego Hanley Ramírez bateó para doble matanza por el shortstop y Reyes anotó en la acción.

En el cuarto, los Tigres fabricaron tres vueltas. El rally lo comenzó Gio Urshela con un doble al central, después de un out. Yermín Mercedes conectó sencillo de machucón por la antesala y Urshela se fue a tercera. Erick Mejía disparó sencillo al prado derecho y Urshela anotó la segunda vuelta azul. Así se fue del partido el abridor cibaeño, Zach Lovvorn, quien dejó hombres en segunda y primera. Miguel del Pozo se hizo cargo del montículo y sacó el segundo out al dominar a Emilio Bonifacio con elevado al central. Reyes negoció boleto para llenar las bases y Aybar disparó un sencillo al central, en conteo de 0-2, con el que impulsó a Mercedes y a Mejía.

El pitcheo azul se complicó en el octavo, pero salió con fortuna, luego de que Luis Vásquez, quien entró a relevar en la apertura del episodio, tuviera las bases llenas. En esa situación entró a lanzar Michael Johnson que dominó con elevado de sacrificio al central a Rosell Herrera, quien empujó a Hanser Alberto para la única carrera cibaeña en la entrada. Gabriel Arias se hizo cargo del montículo. Ponchó a Moisés Sierra tirándole, boleó a Drew Robinson para llenar las bases nueva vez, pero Jhonatan Solano falló con elevado al prado derecho.

Los Tigres respondieron con cinco vueltas en el cierre de la entrada en la que dispararon tres triples consecutivos.

El rally de las cinco vueltas y los tres triples

La entrada la comenzó Juan Francisco con boleto ante el relevista de los Gigantes, Adonis Rosa. Luis Barrera entró a correr por Francisco y con Yamaico Navarro al bate, robó la segunda. Navarro falló con elevado a la inicial en territorio de foul. Gio Urshela disparó sencillo al central que impulsó a Barrera con la quinta del partido y en la acción Urshela se fue a segunda. Aquí vino la cadena triples, que la inició Yermín Mercedes al conectar el primero por el jardín izquierdo con el que impulsó a Urshela con la sexta azul. Fue todo para Rosa, que fue reemplazado por Rafael Pérez. Erick Mejía le disparó triple al prado izquierdo y anotó Mercedes (7-1). Fue el turno de Emilio Bonifacio que siguió con otro batazo de tres bases, esta vez por el jardín central y remolcó a Mejía para poner el juego 8-1. Pablo Reyes falló con batazo de piconazo por segunda, pero remolcó a Bonifacio con la quinta de la entrada y la novena de los Tigres.