LA DENUNCIA SOCIO- POLÍTICA, DE LAS LETRAS DEL MERENGUE, ” EL FUNCIONARIO

Firma invitada/Rafael Almanzar Mármol.

Las letras del merengue, el funcionario, de los compositores dominicanos. Manuel de Jesús, quien es músico y compositor y el doctor y escritor Jaime Shanlate, es una descripción perfecta, de cómo los ministros del estado dominicano, conocidos como funcionarios se comportan y no obedecen en su mayoría al cumplimiento de sus obligaciones o responsabilidades al frente de las carteras que dirigen.

Muchas veces cometen acciones fraudulentas e indecorosa fuera del contexto de la ética y en el buen desempeño y manejo de los recursos públicos para lo que realmente fueron destinados los mismos.
Utilizando métodos de favoritismo en favor de familiares, amigos y por la razón más frecuente el clientelismo y politiquería.

Este merengue fue grabado por la orquesta del Maestro Wilfrido Vargas en el año de 1983 y es parte del disco de larga duración que lleva ese mismo nombre. Con la interpretación del propio Wilfrido y el cantautor Rubby Perez

Wilfrido Vargas que es un destacado director de orquesta, trompetista y cantante y uno de los músicos más talentosos del país. Siendo uno de los músicos a quien se le debe la internacionalización del género musical del merengue.

Vargas además es un músico que ha experimentado con otros ritmos del Caribe realizando distintas fusiones.

A continuación las letras del merengue:

” Había una vez, un funcionario el presidente lo nombro de secretario.
De secretario en una empresa del estado, ya su tarea hábilmente ha comenzado.

Llegaban cuatro, cinco, seis, siete problemas y el secretario resolviendo esos problemas.

Pero de pronto, pensó en el poco tiempo que le quedaba, como secretario y sus varios problemas nadie lo sabia, tenia más líos que Anthony Ríos…

Y comenzó, come aquí, coje allá, coje allá, coje allí.

Porque pensó que era una pensión que les dejo su papa; un millón cito pa’ sus hijitos y dos millones pa’ su mujer, un negocio pal’ sobrino todo cuatro Mercedes para sus placeres.

Seis camionetas, cuatro burros, pa’ su finquita y en cada barrio 80 casitas y el funcionario ya es un accionista.

Tiene tienda por el conde su propia avioneta, tiene un yate en Barahona, Boca chica y la caleta. Y el funcionario ya es un millonario… “