COMERCIANTES DESALOJADOS POR LA ALCALDÍA DE SANTIAGO DE LOS CABALLEROS DENUNCIAN ATROPELLOS Y EXIGEN QUE LOS REUBIQUEN

Máximo Laureano

 

SANTIAGO DE LOS CABALLEROS.-Decenas de dueños y administradores de negocios ubicados en casetas en los alrededores del parque de zona franca Víctor Espaillat Mera deunciaron alegados atropellos de parte de las autoridades de la alcaldía durante un desalojo y exigieron que se les reconozca y respete el tiempo que tienen operando sus negocios en ese lugar.

Los comerciantes informales llevaban años instalados en las aceras y en terrenos baldíos propiedad de la Alcaldía de Santido de los Caballeros.

Dijeron que en el desalojo, además de ser maltratados, sufrieron pérdidas de sus mercancías.

Florencia Guzmán, una de las comerciantes informales, no solo se ha quejado de los supuestos atropellos de las brigadas, sino que advierte al alcalde de Santiago, Abel Atahualpa Martínez Durán, que no sumará seguidores  con esas acciones, porque deja a la gente pobre sin su medio de sustento.

La Alcaldía de Santiago ha advertido que se deben de recuperar las aceras y otros espacios públicos, y eliminar la arrabalización que generan los vendedores informales y ambulantes, pero los comerciantes se resisten al desalojo con los alegatos de que tiene en el lugar hasta 40 años y exigen que se les permita trabajar.

La zona de casetas  de negocios múltiples está ubicada  en las calles que separan el centro de las empresas de la zona franca del nsanche Espaillat, en el punto que se conoce como Los Chivos, próximo a la avenida Circunvalación Sur.

Se trata de una zona de negocios informales, la mayoría de ventas de comidas, que tienen como sus pricipales clientes a trabajadores de la zona franca y las familias vecinas.

Para llevar a cabo los operativos, los empleados de la Alcaldía local se han auxiliados de equipos pesados, como palas mecánicas, con las cuales han tumbado  las casetas.

Los vendedores se han quejado de que en la mayoría de los casos, no se les ha permitido llevarse sus pertenencias, y acusan de saqueo a las brigadas del ayuntamiento.

Los comerciantes se resisten al desalojo y exigen que los reubiquen para asegurar la manuntención sus  familias y el cumplimiento de los compromisos adquiridos como  comerciantes.